Cortinas Romanas en Monterrey, Consejos para Elegir las Ideales

Cortinas Romanas en Monterrey, Consejos para Elegir las Ideales

Las cortinas romanas funcionan de maravilla en cualquier tipo de habitación, ya sea esta una oficina, un negocio o cualquier espacio dentro de un hogar. Los plisados que las caracterizan convierten a este tipo de persiana en una opción tanto práctica como elegante que ha ganado mucha popularidad en el mundo del diseño y decoración de interiores. Sin embargo, escoger la persiana romana perfecta entre la gran variedad que ofrece el mercado actual puede resultar complicado para el comprador común. Aquí presentamos cuatro consejos esenciales para facilitar dicha tarea:

Funcionalidad

Antes de decidir el color, diseño o estilo de una cortina, resulta esencial establecer su funcionalidad; pues, más allá de su finalidad decorativa, estas largas piezas de tela se utilizan para fines prácticos como aislar una habitación de las miradas ajenas, bloquear la luz solar o proteger algún espacio de las corrientes de aire o agua.

 

¿Busca más privacidad para su oficina? ¿Quiere encubrir sus ventanas poco atractivas u ocultar los contenidos de un gabinete sin puertas? ¿O quizás solo desea aislar su habitación los intensos rayos solares de la tarde? Una vez que determine el propósito principal de su futura adquisición decorativa, puede proseguir a escoger el diseño, el tipo de tela o el estilo que prefiera y que se adecue a esos parámetros.

Tela

Escoger la tela es quizás la decisión más importante cuando se confeccionan cortinas romanas. Esta no solo definirá el patrón y el color de la cortina, sino también su facilidad para plisarse sobre sí misma cuando se recoge. Por lo tanto, se aconseja optar por tejidos poco rígidos y ligeros. Por supuesto, existen excepciones: en caso de que usted desee una cortina romana para reducir la entrada de rayos solares, necesitará una tela rígida y pesada la cual, en ese caso, será tan admisible para el proyecto como otras telas ligeras pero demasiado traslúcidas.

Armonia

En general, el diseño de una habitación se compone de cuatro elementos principales: el piso, el techo, las paredes y los muebles. Sin embargo, no todos pueden protagonizar la decoración de un lugar. Una regla de oro del diseño de interiores se basa en escoger solo uno de esos cuatro elementos como el principal de la habitación, de manera que los otros tres puntos sirvan para complementar el primero, en vez de competir con él.

 

Es decir, si en una habitación los muebles son coloridos y de un diseño extravagante, se recomienda buscar cortinas sencillas, unicolores y de un diseño clásico. Por otro lado, si alguien prefiere instalar unas cortinas romanas de muchos pliegues y confeccionarlas con una tela de estampados góticos, por ejemplo, el estilo de los muebles, el piso y los techos de la habitación debería ser simple y sencillo. En diseño, el equilibrio equivale a perfección.

Escribir comentario

Comentarios: 0