Historia de las Persianas, este fue su origen

Historia de las Persianas, este fue su origen

Las persianas son un gran invento de la vida moderna que muchas veces no le damos importancia, por eso el día de hoy nos tomamos el tiempo de compartirte un poco de la historia sobre este gran articulo decorativo que ha venido a salvarnos del sol, la luz y a darle privacidad en nuestros espacios.

 

La palabra persiana proviene del latín “persa. –ae” que se traduce como originario de Persia. Se tiene registros de que las primeras importaciones que se hicieron con esta mercancía a Europa provenían desde Persia a través de lo que ahora es Venecia, en el siglo XVIII, así es como toman el nombre de persianas venecianas.

 

Sabemos que en Londres en 1769 se comenzaron a fabricar de manera industrial las persianas modernas, las cuales fueron patentadas por aquellas fechas. Antes de eso las casas tenían contraventanas, sin embargo lo austero y cuadrado de su diseño hicieron que se planteara otra solución a la protección del sol en los hogares.

¿Quién inventó la persiana?

Aunque las persianas llevan siglos en la sociedad, la primera que tal y como la conocemos ahora se patentó en Londres en 1769; aun así, la primera vez que se realizó una instalación de protección solar fue en 1761, en la iglesia de San Pedro.

 

  • Primera persiana patentada

Edward Bevan fue el encargado de mejorar el sistema de las persianas del siglo XVIII y patentó la persiana veneciana, también conocida como persiana horizontal tal y como la conocemos en la actualidad.

 

El inglés fue el encargado de patentar un sistema de cuerdas y poleas pensado para las persianas, algo que resulta bastante curioso porque en Estados Unidos y en Inglaterra es donde se instalan menos persianas, principalmente por el clima.

 

  • Evolución de la historia

Aunque las persianas actuales son del siglo XVIII, estos productos ya existían en el Antiguo Egipto. En la Antigüedad la gente lo empleaba las cañas para evitar la entrada de luz solar y, a su vez, permitir la entrada del aire frío al interior de la vivienda; lo que se hacía era anudar las cañas y colgarlas en el marco de la ventana para conseguir ese aislamiento térmico.

 

Este se considera el origen de las persianas aunque, en China, también se empleaba una técnica similar, en esta ocasión con cañas de bambú. El término, como hemos dicho antes, fue producto de los persas.

 

Ellos fueron los encargados de hacer llegar las persianas al continente europeo, a Venecia exactamente. De allí se comenzaron a extender por toda Europa y, en la Edad Media se produjo un aumento en la fabricación de textiles que llevaron a los comerciantes a exportar sus persianas al resto del continente.

Las persianas y sus estilos a lo largo de la historia

En el antiguo Egipto usaban cañas anudadas para impedir el paso de la luz y a su vez pase el aire manteniendo fresco el interior. Mientras que en China las fabricaban con bambú.

 

En el siglo XVIII Edward Bevan perfecciono el sistema de las persianas, incorporando un cordón y una polea para poder cambiar la apertura de las láminas, en 1880 se utilizaron por primera vez en New York unas persianas con láminas de cristal, algo que comenzó el nuevo reto para los diseñadores.

Escribir comentario

Comentarios: 0