Persianas Día y Noche vs Persianas Black Out

Tendencias Otoño - Invierno 2021 Decoración, Persianas y Cortinas

Suele pasar que, a la hora de elegir la cortina del dormitorio o el salón, las estancias donde pasamos la mayor parte del tiempo, nos enfrentamos a la eterna duda del grado de obscuridad que será más adecuado. Debido a su nombre, las persianas día y noche pueden dar lugar a confusión, pero no tienen nada que ver con las persianas black out. Compartimos contigo toda la información sobre ambos sistemas, para despejar cualquier duda.

 

La principal diferencia entre ambos modelos es que las persianas día y noche son translúcidos, es decir, siempre dejan pasar algo de luz, mientras que las persianas black out brindan la misma oscuridad que una persiana cuando están cerrados.

 

La combinación de bandas transparentes y más oscuras del primer modelo, ayudan a graduar la intensidad de la luz que queremos dejar pasar en un momento concreto, pasando de una apertura bastante grande, en la posición de tramos semitransparentes, hasta el mínimo de luminosidad que puede proporcionar un tejido de estas características. Las bandas más oscuras disminuyen bastante la entrada de luz, sin llegar a ser completamente obscuras.

 

Cuando compras persianas día y noche o black out es el sistema enrollable, muy cómodo de utilizar y de instalar, y que ocupa poco espacio. Una opción a la última que se ve tanto en viviendas, como en oficinas o en construcciones de diseño.

 

Por su parte, una persiana black out tiene el punto positivo de poder crear la oscuridad total en cualquier estancia, aunque haya luz en el exterior. Las persianas día y noche cuentan con la ventaja de poder graduar la entrada de luminosidad según las necesidades, y de contar con un diseño de bandas horizontales muy estético.

 

Entonces, ¿qué modelo elijo? Para esta pregunta solo tienes la respuesta tú, aunque podemos orientarte según las necesidades. Por ejemplo, para los dormitorios te aconsejamos poner unas persianas enrollables black out, para que no entre nada de luz desde el exterior. Así, durante el día podrás dormir la siesta, mientras que por la noche no te molestará la luz de las farolas.

 

Para el salón puedes elegir unas persianas día y noche, con los que tamizar la luz según las necesidades del momento. Para ver la tele puedes posicionarlo en las bandas más oscuras, y que entre el mínimo de luz, mientras que durante la hora de la comida puedes dejarlo con las bandas semitransparentes, que dejarán pasar el máximo de luminosidad.

Escribir comentario

Comentarios: 0