4 fallas frecuentes en persianas de mala calidad

4 fallas frecuentes en persianas de mala calidad

A continuación te mencionamos los daños más frecuentes con los que no hemos encontrado en persianas de mala calidad:

 

1- Atascos. Cuando se rompe alguna de las laminas o telas por haberse soltado el fleje que sujeta el paño o por haberse enganchado en el cajón, la persiana tiene tendencia a quedarse detenida. En el caso de tratarse de una persiana eléctrica, también puede ocurrir que haya cierto obstáculo que impida el buen funcionamiento.

 

2- Aparición de agujeros en las laminas o telas de la persiana. Las grandes rachas de viento o la ceniza del cigarrillo pueden ocasionar perforaciones en la persiana, lo que la hará menos efectiva a proteger del sol. Pero también podrán surgir otros problemas futuros, al crecer los agujeros.

 

3- Ruptura en la cinta o cuerda. Quizás al bajar o subir la persiana de forma manual se vaya desgastando. Aunque en la mayoría de los casos se produce por la fricción con el recogedor, y esto ocurre por una instalación incorrecta. 

 

4- La persiana no realiza el recorrido completo. Quizá no suba o no baje del todo. Esta avería suele estar relacionada con la cinta.

Escribir comentario

Comentarios: 0